#08. Perder peso paso a paso

Llegado a este punto que conocemos en detalle el tratamiento de la pérdida de peso vamos a estudiar la pérdida paso a paso. Cuáles son los pasos a seguir para conseguir que la pérdida sea efectiva y perdure en el tiempo. ¿Qué aspectos son los más importantes? ¿Cómo hacer frente a las adversidades? ¿Y si se pierden los ánimos? Todas estas cuestiones y muchas más son las que responderemos en esta clase.

Antes de empezar

  1. No intentar conseguir un peso ideal o perfecto. El peso perfecto no existe. Dos personas del mismo sexo y de la misma altura pueden tener un peso saludable con una diferencia de 18 kilos.
  2. Pretender encontrar galletas o dulces o cualquier producto ultraprocesado saludable es imposible hasta para James Bond, no existen.
  3. Todas las dietas milagro tienen efecto rebote. No se debe creer en promesas que hasta uno mismo duda de su credibilidad.
  4. Los fármacos autorizados para perder peso los tiene que prescribir un médico.
  5. La eficacia de los productos para perder peso que se pueden encontrar hoy en las tiendas de dietética no está demostrada.
  6. Las dietas para perder peso solo son eficaces (si lo son) a corto plazo. Gran parte de lo que se pierde no es grasa, sino agua o músculo.
  7. Perder peso sin ingerir alimentos no educa para mantener el peso comiendo alimentos.
  8. Si se quiere perder peso debe seguirse un estilo de vida saludable, con una dieta hipocalórica pero con únicamente ALIMENTOS
  9. Incorporar la actividad física y la vida activa como estilo de vida es esencial para mantener un peso saludable.
  10. Cualquier tratamiento dietético debe ser personalizado.

Perder peso en 4 sencillos pasos

Seguimiento por un especialista

El especialista deberá realizar un evaluación nutricional, hacer una propuesta de modificación de la conducta alimentaria, adecuar la pauta alimentaria a los gustos, preferencias, aversiones, costumbres y horarios de la persona, proponer estrategias para afrontar la nueva pauta alimentaria en diferentes momentos del día y variar la alimentación y la dieta. Todo ello con el objetivo de aumentar la adherencia al tratamiento, seguir un plan de alimentación personalizado, reajustar la dieta y la actividad física y resolver problemas y cambios en el ritmo de vida.

Alimentación saludable

Para llevar una alimentación saludable es preciso tener disponibilidad y alcance de alimentos saludables. Deberemos comer poco y a menudo. No se deben suprimir ingestas, sino añadirlas. Las ingestas deben personalizarse. Comer a menudo puede ayudar a controlar la ansiedad. Apuntar lo que se come. Apuntar lo que se come y se bebe sirve para evaluar los progresos ya para tener una idea real y veraz de lo que se consume en el día. Cuando apuntas lo que comes, disminuyes inconscientemente las calorías que tomas. Un estudio publicado en agosto de 2008 en la revista American Journal of Preventive Medicine mostró que las personas que anotaban diariamente lo que comían pierden el doble de peso que as que no lo hacían. Y finalmente mantener relaciones sociales. El cambio de hábitos y la pérdida de peso no debe suponer una impedimento de tu vida social.

Modificación de los hábitos de vida

Además de llevar una alimentación saludable es necesario llevar unos hábitos de vida saludables (la diaita)Por eso dormir bien, eliminar los hábitos tóxicos como el beber y el fumar, dar el pecho, evitar las relaciones tóxicas y realizar actividad física son esenciales en el tratamiento de la pérdida de peso.

Pero, ¿cómo lograr el cambio?

Para dormir bien

  • Acostarse temprano para no perder el sueño
  • Realizar la actividad física a primeras horas de la mañana
  • Intentar desconectar
  • Ir al lavabo antes de acostarse
  • Tomar infusiones relajantes

Eliminar los hábitos tóxicos (fumar y beber)

  • Eliminarlo de manera gradual
  • Buscar un sustituto saludable: beber agua, leer, salir a correr, hacer yoga, hablar con un familiar…

Realizar actividad física

  • Elegir aquella actividad que guste, anime y sea divertido para uno.
  • Intentar escoger un ejercicio que, para realizarse, no sea necesario desplazarse lejos de casa.
  • Asegurarse de poder permitirse el gasto que supone un gimnasio y/o piscina.
  • Introducirlo de manera que no implique desorganización.

Animar a otros a realizarlo con uno

  • Asegurarse de que se practica mínimo durante 45 minutos y mínimo 3 veces por semana.
  • Plantearse objetivos alcanzables.
  • Ir aumentando poco a poco el ritmo.

Estrategias para mantener el buen hábito de hacer ejercicio físico

  • Anotar los progresos.
  • Hacer mejoras progresivas.
  • Plantearse objetivos sensatos.
  • Estimular la flexibilidad.
  • Hacerlo dentro de la posibilidades de cada uno y siguiendo el consejo del médico (si lo hay).
  • Persistencia e interiorización de los hábitos. Todos estos cambios deben persistir en el tiempo e interiorizarse de manera que pasen a formar parte del estilo de vida de la persona, que se convierta en su nueva filosofía.

Consejos finales

  1. Asumir el cambio
  2. Fijarse objetivos razonables
  3. No ceder ante la adversidad
  4. Prohibido prohibir alimentos
  5. No beber alcohol
  6. Disfrutar de las ocasiones excepcionales
  7. Buscar apoyo

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube