2#. Alimentación y fertilidad

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) definen  la infertilidad o esterilidad como una enfermedad del sistema reproductivo que se caracteriza por la no consecución de un embarazo clínico tras 12 meses o más de relaciones sexuales habituales sin el empleo de métodos anticonceptivos. La prevalencia de infertilidad en España se estima que es del 15 al 17%.  De este porcentaje, el 40% de los casos de infertilidad se deben a problemas de causa masculina, otro 40% a problemas de  causa femenina y el 20% restante a causas mixtas o idiopáticas (desconocidas). En esta clase abordamos el tratamiento dietético para los problemas de fertilidad.

Una de las causas principales de este aumento en los problemas de fertilidad se debe a la adopción de malos hábitos alimentarios, incrementando así el número de personas con malnutrición. Estar por debajo o por encima del peso saludable afecta a la fertilidad teniendo repercusiones en el sistema hormonal comprometiendo a los órganos reproductores. Por ello, es tan importante llevar a cabo una alimentación saludable,  tanto para tener un buen equilibro hormonal como para tener un peso saludable para concebir.

Factores que afectan a la fertilidad

Mujeres

  • Sobrepeso/obesidad: La grasa corporal es necesaria para la producción de hormonas reproductoras, pero un exceso de ésta puede incrementar los niveles de estrógenos, causando ciclos menstruales irregulares y obstaculizando la ovulación. Diversos estudios indican que si una mujer con sobrepeso y problemas para concebir pierde entre el 5% y el 10% de su peso, pueden aumentar de forma significativa las posibilidades de quedarse embarazada. Por lo tanto, en casos de sobrepeso u obesidad, una dieta para perder peso será uno de los primeros pasos a seguir.
  • Bajo peso: Un peso insuficiente puede comprometer el funcionamiento de las hormonas pituitarias (FSH y LH) encargadas de regular el ciclo ovulatorio deteniendo la ovulación y la menstruación.

Hombres

  • Sobrepeso: El sobrepeso y la obesidad, además de unos niveles altos de insulina asociados, puede reducir los niveles de testosterona, afectando a la producción de esperma. Además, una gran cantidad de grasa en el abdomen se ha asociado a un aumento de la aromatasa, enzima que se encarga de convertir la testosterona en estrógenos, afectando de nuevo a la generación de esperma.
  • Bajo peso: La relación entre bajo peso y fertilidad masculina no está muy estudiada, pero se ha visto que un peso insuficiente puede provocar una menor calidad y cantidad de esperma.

Causas de infertilidad

  • Edad: La edad es el factor más importante relacionado con la baja reserva ovárica (capacidad de los ovarios para producir óvulos) y la fertilidad. La cantidad de ovocitos está condicionada desde el nacimiento y al llegar a los 37 años desciende de forma acentuada. Por lo tanto, con el paso de los años la cantidad y la calidad de estos óvulos disminuye.
  • Problemas hormonales: El estrés, las emociones, la alimentación y el sedentarismo, entre otros, pueden impactar y generar cambios en el sistema hormonal provocando problemas en la ovulación. Uno de los casos más conocidos es el Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP). El SOP cursa con resistencia a la insulina considerándose un estado pre-diabético. Llevar a cabo un estilo de vida saludable ayuda a controlar la resistencia a la insulina, mejorando el funcionamiento de los ovarios. Como el SOP aumenta el nivel de glucosa en sangre, puede ser útil que las embarazadas con el síndrome se hagan pruebas de diabetes gestacional antes de lo que normalmente se prescribe. Descárgate la infografía del SOP.
  • Endometriosis: Consiste en la migración de tejido endometrial del útero a otra parte del cuerpo pudiendo comprometer el desarrollo folicular, la ovulación, el desarrollo embrionario y la implantación, ocasionando dolor e inflamación. Para disminuir los síntomas se aconseja potenciar el consumo de alimentos antiinflamatorios (pescado azul, frutos secos, frutas, verduras, especias, etc…).
  • Virus del papiloma humano (VPH): En gran parte de los casos el propio sistema inmunológico es capaz de superar la infección del VPH. Aunque el virus puede afectar a la movilidad espermática en el caso de los hombres y alteraciones en el cuello del útero en la mujer, no hay muchos estudios que relacionen el VPH con problemas de fertilidad.
  • Baja reserva ovárica : Mujeres jóvenes también pueden tener baja reserva ovárica. Puede ser debido a intervenciones quirúrgicas en el ovario, problemas inmunológicos como la tiroiditis autoinmune, tratamientos de quimioterapia o incluso ser una causa hereditaria.
  • Factores ambientales : Los más comunes son:
    • Tabaco: Es uno de los agentes externos que más repercute en la salud reproductiva de hombres y mujeres. Si quieres preservar tu fertilidad y evitar posibles problemas en un embarazo debes dejar de fumar.
    • Alcohol: En las mujeres el consumo de alcohol se relaciona con problemas ovulatorios que pueden alterar el ciclo hormonal. En cuanto a los hombres está relacionado con una disminución en la producción de testosterona y espermatozoides maduros. En casos más severos, disminución de la libido, impotencia y atrofia testicular.
    • Ejercicio y actividad física: La práctica de deporte no solamente ayuda a mantener un peso saludable sino que mejora la circulación sanguínea, mantiene unos niveles estables de azúcar en sangre y ayuda a regular las endorfinas (hormona de la felicidad y el bienestar).
    • Diruptores endocrinos (EDC): Son moléculas químicas que interfieren con las funciones hormonales y pueden alterar el sistema reproductivo. Los más conocidos son los plásticos, pesticidas y metales pesados presentes en envases, alimentos o en el ambiente.

Alimentación

Alimentarse de forma adecuada es clave para el correcto funcionamiento del organismo además del sistema reproductor. Una mala alimentación puede afectar negativamente tanto a hombres como a mujeres que quieren concebir. Por ello es importante realizar una dieta equilibrada, adecuada y variada  rica en macronutrientes, micronutrientes y suficiente en energía.

Nutrientes que mejoran la fertilidad femenina

Mitos y realidades

  • Dieta sin gluten: Se ha visto que pacientes que tienen intolerancia al gluten tienen más problemas de fertilidad que pacientes que no tienen enfermedad celiaca. Por contra, no hay estudios que concluyan que una alimentación sin gluten aumente las probabilidades de embarazo.
  • Dieta sin lácteos: Actualmente, no hay estudios consistentes que relacionen la ingesta de lácteos y derivados con problemas de la función ovulatoria.
  • Alimentos ecológicos: No hay estudios que relacionen una alimentación ecológica con una mayor fertilidad. Es importante destacar que no todos los alimentos ecológicos son saludables ya que muchos de ellos contienen azúcares, aceites hidrogenados o grasas saturadas, inclusive como ingrediente principal. Es muy importante leer el etiquetado nutricional de los alimentos haciendo especial hincapié en la lectura de los ingredientes.
  • Chocolate negro: Contiene un componente (feniletilamina) cuya presencia en el cerebro se ha relacionado con el deseo sexual en muchos estudios. Además, es rico en antioxidantes y otros muchos nutrientes interesantes. No cualquier chocolate es apto, hay que escoger aquel que contenga mas del 70% de cacao y  no lleve azúcares añadidos o se encuentren al final del listado de ingredientes.

Complementos dietéticos

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube