1065. Comer en buffets libres.

El temido buffet libre. Comer hasta no poder más, hasta reventar. Que tu cuerpo grite señales de auxilio y tú no escucharlo, y darle más comida. «Es que es gratis».
Esto es lo que suele pasar cuando vamos de buffet y esto es lo que debemos evitar.

Ir de buffet es peligroso, cuanto menos, muy tentativo y las tentaciones pueden jugarnos muy malas pasadas. Por este motivo es más importante que nunca llegar al lugar de destino con los planes alimentarios muy planificados y claros. Saber qué se va a comer cada día y gestionar muy bien las cantidades.

Para ello quiero daros algunos consejos que creo que os ayudarán a conseguir todo esto. Lo primero es ir con un cambio de chip en la mentalidad y pensamiento inicial. Tenemos que pensar que vamos a estar allí muchos días y que hay tiempo de sobras para probarlo todo y que podremos probarlo todo y comer cuanto nos apetezca, pero con orden y calma. Así en este primer punto te aconsejo que pienses qué vas a elegir cada día y ya vayas como con una idea clara de qué decidiste desayunar, comer o cenar en ese día y te limites a respetarlo.

Otro consejo muy útil es de poner límites. En este caso te aconsejo que limites el número de veces que puedes levantarte a servirte y lo hagas a una única vez. Es decir, mira, visualiza y analiza todo lo que hay. Decide lo que quieres comer o respeta lo que te planificaste y sírvelo en tu plato. Todo. Todo lo que vayas a comer ese día, sírvelo en tu plato de una sola vez. Que cuando te sientes a comer haya en la mesa todo lo que vas a comer y no te levantes de nuevo una vez te lo termines. Elige también el postre, si vas a acompañar con pan y la bebida.

Come tranquilo/a. Cuánto más tranquilo/a comas, más fácil te será gestionar las cantidades y mejor te sentará. Debes tener en cuenta que si tras la ingesta quedas con sensación de ligereza te será mucho más fácil emprender actividades y te apetecerá mucho más los planes de actividad y ejercicio. En cambio si al acabar te quedas con sensación de pesadez, es muy probable que quieras ir a hacer la siesta o tumbarte en la toalla.

Y como siempre elegir los platos respetando al máximo el método del plato, priorizando las cocciones suaves y tomando fruta como postre. Vigila con las salsas y si lo ves necesario, llévate algún snack para después como frutas o frutos secos, si los hay.

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube