1053. Aguas saborizadas y saborizantes para el agua.

Hay personas a las que les cuesta mucho beber agua y esto en verano puede ser un problema ya que hay mayor riesgo de deshidratación debido a la sudoración por las altas temperaturas.
Es por ese motivo que se preocupan y buscan la manera de aumentar su consumo de agua, aunque a veces caigan en opciones poco saludables, como los saborizantes de aguas.

Hay diferentes productos que se utilizan para dar sabor al agua: polvos, granulados, cápsulas, aguas propiamente saborizadas… y no siempre son una buena opción ya que podemos estar frente a un producto muy azucarado. Para poder distinguir entre el producto saludable y el que no (o al menos el más saludable de todas las opciones) debemos leer la etiqueta.
Este tipo de productos suelen llevar acidulantes, colorantes, saborizantes y aromatizantes además de edulcorantes, que sería la parte menos recomendada si pensamos en nuestra salud. No obstante sería una opción más acertada que los granulados de azúcar, cuyos primeros ingredientes son azúcar.
También existen cápsulas de zumos, que serían más azúcar o bebidas saborizadas y azucaradas, que por lo tanto también serían más azúcar.

En este sentido, habría de valorar la ración y frecuencia de consumo, pues como en todo, en la dosis está el veneno. Y si yo tomo estas aguas o productos a diario en cantidades de 1 a 3 litros, estamos haciendo un consumo poco saludable. En cambio si lo consumo 1 vez cada cierto tiempo como alternativa a las bebidas alcohólicas o refrescos como tal un día que tengo una quedadas o reunión social el mal sería mucho menor.

Sea como sea, siempre tendremos una alternativa 100% saludable a todos estos productos (tanto a los edulcorados algo más aceptables, como a los azucarados). En este caso serían las bebidas saborizadas caseras, es decir que nosotros mismos en casa podemos añadir frutas y hierbas al agua para darles sabor. Es muy sencillo: tan solo debes verter el agua en una jarra y añadir algunas frutas y hierbas que te gusten como limón y menta o naranja y canela o quizá frutos rojos y anís estrellado. Lo dejas en la nevera que repose y ¡voilá! agua con sabor.
También se estila mucho el hacer cubitos de sabores con las mismas (u otras) combinaciones, y cuando vayas a tomar un vaso de agua, añades este cubito que se deshará y dejará ir su sabor a tu vaso de agua. Puedes ayudarte con más ideas en redes sociales como Pinterest o Instagram, ¡está lleno de ideas originales y deliciosas!

Siempre hay una manera de encontrar la solución, ¡solo tenemos que buscarla! 😉

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube