763. Básculas pseudo-inteligentes.

Me ha llegado esta duda a través de un alumno y oyente:

«Buenos días, lo primero decirte que por desgracia te tengo totalmente olvidada tanto en los podcasts como en los cursos, ya que esta “nueva realidad” me ha trastocado bastante las rutinas. Digo esto porque quizás la respuesta a mi duda ya la hayas dado y la tenga pendiente de escuchar.
El tema es que durante este periodo mi vieja báscula pasó a mejor vida y opté por una de esas “pseudo inteligentes” que te dicen un poco de todo a parte del peso.
Y aunque entiendo que no serán datos excesivamente fiables, supongo que me pueden servir de referencia y el caso es que hay un par de ellos que no entiendo y te pregunto por si puedes aclararme algo al respecto.
Mide o calcúla 8 parámetros; peso, imc, grasa corporal, grasa visceral, músculo, proteína, masa ósea, agua y metabolismo basal e indica unos valores de referencia de “normalidad o desfase”
Mis dudas son sobre los dos últimos, en “agua” me da un valor en torno al 51% considerándolo insuficiente hasta el 55% y optimo en el 65% y mi duda es si esto es únicamente falta de hidratación como tal, o implica algo más. (Tengo claro que o me esfuerzo en ello o mis ingestas de líquidos habituales se quedan por debajo de lo recomendado)
En cuanto al “metabolismo basal” me da valores en torno a 1490 kcal y el valor de referencia que también varía, siempre es 3 kcal más, pero en este caso no me hago a la idea ni de como corregirlo ni de que incidencia tiene o cómo lo calcula. Entiendo el concepto de metabolismo basal, pero no ese desfase entre su cálculo teórico y el dato “medido” o que sea suficiente o insuficiente un valor determinado.
Espero haberme hecho entender.
Gracias por anticipado, animo en tu proyecto y prometo retomar la rutina de escucharte a diario.»

En respuesta a ello:

La báscula se supone que es un elemento imprescindible en la consulta de un dietista nutricionista pero, ¿qué pasaría si un día el profesional no la tuviera por algún motivo?
Esta pregunta vino a mi cabeza el domingo pasado tras experimentar una mala experiencia en casa, lo cual me llevó a la siguiente conclusión.

Sí una persona tiene en casa una báscula, aparentemente cree tener seguridad porque puede consultar su peso en cualquier momento. Pero al subirse a la misma podrían pasar dos cosas:

Que el peso haya bajado, lo cual la lleve a «merecerse un premio» y comer peor. Por lo que se encontrará peor y volverá a unos malos hábitos. Y en consecuencia a un peso no saludable.
Que el peso haya subido, lo cual la lleve a frustrarse y comer peor. Por lo que se encontrará peor y volverá a unos malos hábitos. Y en consecuencia a un peso no saludable.
Por lo tanto y como conclusión, lo mejor es no pesarse, y fijarse en los cambios y avances con otros aspectos como el volumen, la energía o el estado anímico.

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube