Episodio 129. Las «bebidas energéticas»

Evidentemente se trata de un producto nada saludable y si muy nocivo para la salud. Las bebidas energéticas distan mucho de lo que se cree que son y es que desde 2011, la EFSA no permite que los fabricantes de estas bebidas les atribuyan la capacidad de mejorar:
– El rendimiento mental
– El tiempo de reacción
– La alerta o la memoria
– O de “energizar”

A pesar de ello, el consumo está aumentando, creciendo un 10% en ventas cada año anual. Y lo peor de todo es que el target o público diana son los niños y adolescentes.

No deben confundirse con las bebidas del deportista o bebidas isotónicas, las cuales únicamente tienen en común la cantidad de azúcar. Sin embargo, estas bebidas “energéticas” tienen entre 70 y 400mg por litro de cafeína, cuando las recomendaciones diarias de cafeína son no superar los 300-400mg (200mg para embarazadas). Además contienen taurina, vitaminas innecesarias y no sé cuántos extractos de plantas.

Las consecuencias y riesgos de estas bebidas vienen dadas por:
– El alto contenido en azúcar: entre 50 y 100g por lata, unas 20 cucharaditas. Esto conlleva a la aparición de caries, sobrepeso, obesidad, diabetes, riesgo cardiovascular…
– El exagerado contenido en cafeína: el equivalente a 3 o más tazas de café filtrado. Esto provoca peor calidad del sueño, alteraciones de la tensión arterial, palpitaciones cardíacas, náuseas, vómitos e incluso hasta convulsiones.
– La habitual combinación de estas bebidas con el alcohol. Además de llevar asociadas todas las consecuencias del alcohol, las altas dosis de cafeína enmascaran los efectos depresores del alcohol sobre el sistema nervioso central. Cuando tales efectos tardan en aparecer (por que están camuflados por el efecto estimulante de la cafeína) el individuo puede seguir consumiendo bebidas alcohólicas sin encontrarse mal, algo potencialmente letal. Quien mezcla alcohol con estas bebidas es tres veces más propenso a beber excesivamente, lo que aumenta las posibilidades de sufrir una intoxicación etílica.

En cuanto a la prevalencia de consumo: 2 de cada 10 menores de 10 años toman una media de 2 litros al mes y el 68% de los adolescentes lo toma casi a diario (si no de forma habitual), y la mitad de ellos con alcohol.

Puedes calcular tu consumo de cafeína aquí

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube