804. Cómo trabajar la motivación.

Todo objetivo o meta debe ir acompañado de un trabajo motivacional, y en el caso de la nutrición, pasa lo mismo. Así que para trabajar esa motivación voy a darte algunos tips y recomendaciones.

Antes de nada debes saber que hay dos tipos de motivación:
– Motivación intrínseca: es aquella que nos nace de dentro, en la que somos nosotros mismo quienes queremos conseguir el objetivo y lo hacemos porque nos nace y realmente es algo por lo que estamos dispuestos a sacrificarnos. En este caso es mucho más fácil conseguir el objetivo y el trabajo motivacional no tiene un papel tan fundamental.
– Motivación extrínseca: es aquella que tiene el origen en alguien o algo externo a nosotros como un médico o familiar. Es cuando lo hacemos porque «tenemos o debemos hacerlo» no porque queramos hacerlo. En este caso es mucho más difícil conseguir el objetivo y el trabajo motivacional tiene un papel fundamental, casi imprescindible para garantizar el éxito.

En cualquier caso y sea el tipo del que sea tu motivación, te propongo algunas recomendaciones para trabajar en ello.
1. No pongas el foco en tus resultados, y mucho menos lo bases en un número, como el valor de un parámetro en la analítica o un peso concreto.
2. Define bien tu objetivo, respondiendo a la pregunta: «para qué quiero yo conseguir mi objetivo».
3. Crea tu propio registro para una autoevaluación futura en la que incluyas diferentes categorías: alimentación, ejercicio, descanso, salud emocional, autocuidado…
4. Crea tu mapa del tesoro personalizado, donde plasmes físicamente aquello que quieres alcanzar, con recortes, dibujos, fotografías…
5. Haz algo que realmente te guste, con lo que disfrutes para que quieras más y cada vez que lo hagas sea un chute de motivación.

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube