1113. La crema de cacao.

Estos días está habiendo mucha polémica con el nuevo producto de Realfooding, la crema de cacao. Se trata de una crema de cacao en versión saludable, análogo de la nutella y nocilla que se comercializan hoy en día y que tienen ingredientes que las hacen muy poco saludables.

El creador de todo esto, Carlos Ríos, ha lanzado este producto al mercado con un etiqueta que no cumple con la legislación, tal y como Beatriz Robles detalló en un post en su perfil de Instagram (https://www.instagram.com/p/CU0D-1tDgOK/?utm_source=ig_web_copy_link) y cito textualmente:
«La mención «sin azúcares añadidos» está regulada por el R1924/2006: para hacer dicho reclamo el producto no puede llevar azúcares (legalmente mono y disacáridos excepto polialcoholes) y, aquí viene lo importante, 〰️*NINGÚN ALIMENTO UTILIZADO POR SUS PROPIEDADES EDULCORANTES* 〰️»
«[…] Aquí llega el problema de la crema de cacao #realfooding: declara expresamente que usa «castaña, cacao y dátil para endulzar de forma natural» (lo puedes ver en la imagen 3). Sí, se usan con fines edulcorantes.»
«Resumiendo: lleva ingredientes q se usan por sus propiedades endulzantes, algo que se declara en la etiqueta, por lo que no puede indicar «sin azúcares añadidos».
La etiqueta tiene otras cosas cuestionables. Por ejemplo, se destaca la presencia de dátiles con imágenes,xo no se declara su cantidad en la lista de ingredientes, algo obligado por el R1169/2011 (imagen 5).
O habla de que sus ingredientes principales son castaña, cacao y dátil, cuando el cacao es el sexto ingrediente en peso……e, hilando fino, el R1169/2011 define «ingrediente primario» como «un ingrediente o ingredientes de un alimento que representen más del 50 % del mismo o q el consumidor asocia generalmente con su denominación y respecto al cual se requiere normalmente indicación cuantitativa» (en la imagen 6).»

Yo solamente quiero expresar mi opinión ya que muchos de mis seguidores me la han pedido: creo que Carlos Ríos inició todo este movimiento con humildad y siendo sincero a sus valores, pero ahora mismo no lo respeta, pues está usando (al igual que la indústria que tanto critica) los vacíos legales de en la normativa de etiquetado para vender su crema (producto que sigue siendo de consumo esporádico aún con ingredientes de calidad) y llenarse sus bolsillos. Algo lícito y respetable pero contradictorio a lo que promueve y tanto defiende.
A su vez, esto puede hacer que el consumidor crea que esta crema de cacao es sana y la convierta en consumo diario, desplazando el consumo de materias primas, como la fruta.
Así que, en resumen, para mi ha perdido todo el respeto y admiración por el trabajo que ha creado, porque ha acabado como todos, con intereses económicos de por medio, que le han hecho abandonar sus ideales, y encima, limpia su imagen alegando que se preocupa por la salud de las personas.

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube