Episodio 193. Alimentación complementaria. Actualización

La alimentación complementaria empieza a los 6 meses y la introducción más recomendada es mediante el BLW y está progresión:

De 6 a 12 meses: Cereales –pan, arroz, pasta, etc.– (con o sin gluten), frutas, hortalizas*, legumbres, huevos, carne* y pescado*, aceite de oliva, frutos secos chafados o molidos. Se pueden ofrecer pequeñas cantidades de yogur y queso tierno a partir de los 9-10 meses.

De 12 a 24 meses: Leche entera (en caso de que el niño no tome leche materna), yogur y queso tierno (en más cantidad).

A partir de los 3 años: Sólidos con riesgo de atragantamiento (frutos secos enteros, palomitas,

granos de uva enteros, manzana o zanahoria cruda)

Alimentos superfluos (azúcares, miel*, mermeladas, cacao y chocolate, flanes y postres lácteos, galletas, bollería, embutidos y charcutería): Cuanto más tarde y en menos cantidad mejor y siempre a partir de los 12 meses.

*Hortalizas: hay que evitar las espinacas y las acelgas antes de los 12 meses (y si se utilizan, que no supongan más del 20% del contenido total del plato) por su contenido en nitratos. A partir del año y hasta los 3 años, es necesario que estas hortalizas no supongan más de una ración al día. Si el niño sufre una infección bacteriana gastrointestinal, se deben evitar estas dos hortalizas. Las espinacas y las acelgas cocinadas (enteras o en puré), como el resto de alimentos, se tienen que conservar en la nevera, o en el congelador si no se consumen el mismo día.

*Carne: los niños menores de 6 años no deberían consumir carne procedente de animales cazados con munición de plomo porque causa daños neuronales.

*Pescado: por su contenido en mercurio, en niños menores de 3 años, hay que evitar el consumo de pez espada o emperador, cazón, tintorera y atún (en niños de 3 a 12 años, limitarlo a 50 g/ semana o 100 g/2 semanas y no consumir ninguno más de la misma categoría la misma semana). Además, a causa de la presencia de cadmio, los niños deben evitar el consumo habitual de cabezas de gambas, langostinos y cigalas o el cuerpo de crustáceos parecidos al cangrejo.

*Se recomienda evitar la miel en niños más pequeños de 12 meses por el riesgo de intoxicación alimentaria por botulismo.

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube