Episodio 339. Formas para comer más verdura.

Quiero ayudarte a que comas más verdura y para ello te cuento diferentes formas de aumentar su consumo. La primera es dejar todo producto ultraprocesado. Si estás acostumbrado a comer procesados o comidas fritas, cargadas de salsas y demás, es muy normal que no te gusten las verduras. Te pueden saber desagradables, la textura quizás no te guste o, incluso, simplemente no te saben a nada. Acostumbrar tu paladar a las verduras es un proceso que tiene dos prácticas a seguir: por un lado vamos a reducir poco a poco el consumo de productos ultraprocesados, y por otro vamos a ir aumentando el consumo de verduras progresivamente. Al principio el resultado no va a ser lo más alentador del mundo: «las verduras son sosas y la pizza precocinada está muy rica», pensarás, pero es un proceso en el que conviene tener paciencia.

Lo segundo es cocinarlas de forma apetitosa. La forma en que tratamos las verduras es muy importante, aunque parezca una tontería, no saben igual de una manera que de otra, encuentra cuál es la que más te gusta, aunque puede depender mucho de la receta.

Tercero, crear el hábito. Cuando probaste tu primera cerveza te supo mal, al igual que cuando bebiste café por primera vez… Pero te has acostumbrado al sabor y hoy te gustan. Algunos alimentos que en su día no te gustaban, hoy sí (haz un repaso de cosas que no comías cuando eras pequeño y hoy sí). Pues las verduras igual, al principio no tienen un sabor tan delicioso como pueden tener unas almendras o unas uvas, pero si empiezas a consumirlas de manera regular y aprendes a cocinarlas de un modo que te resulten más agradables, notarás cómo te vas acostumbrando hasta que se conviertan en algo rico para ti. Evidentemente, no tienen porqué gustarte todas las verduras, unas te gustarán más que otras, procura que el rango de las que te gustan sea lo más amplio y colorido posible (a más color, más vitaminas y minerales) y centrate en consumir esas de forma regular.

Finalmente, cambia su forma de cocción. Si no te gustan de una forma, prueba a cocinarlas de otra diferente. Las verduras pueden comerse cocidas o en la olla a presión, hervidas, al vapor, salteadas, rehogadas, estofadas o guisadas, escaldadas, crudas o en ensalada, al wok, asadas, a la plancha, al horno, en el microondas, fritas…

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube