Episodio 353. ¿Hay procesados sanos?

Está muy bien que miremos lo que comemos y nos preocupemos por nuestra alimentación, ya que nos va la salud en ello, pero debemos hacerlo sin obsesionarnos. Es importante basar la alimentación en la comida real, las materias primas, pero también hay otros procesados igualmente sanos que además nos facilitan la vida. Para poder comerlos lo único que debemos hacer es saber diferenciarlos de un ultraprocesado.

¿Qué es y qué no es un ultraprocesado?

Ultraprocesados: Son elaboraciones industriales de productos listos para comer o beber, en las que predominan ingredientes refinados y extraídos de las materias primas convencionales. Con frecuencia, estos ingredientes son de uso industrial y no los encontramos en la cocina de casa (aceite de palma, edulcorantes y azúcares no convencionales, caseína, aditivos…). Con esto, podemos asegurar lo siguiente: Todos los ultraprocesados son insanos, porque están hechos de ingredientes no recomendables:

– Azúcares añadidos
– Harinas refinadas
– Grasas de mala calidad y/o hidrogenadas
– Sal

Procesados: Materias primas que han sufrido algún proceso tecnológico: corte, lavado, cocinado, triturado, molturado, congelado… También pueden tener añadido algún otro ingrediente, pero seguirá siendo el principal la materia prima: como sal, líquido de gobierno (conservas), cepas bacterianas (yogur), algún conservante, agua… ¿Son todos sanos? No, hay que mirar la lista de ingredientes. Los que lleven uno o varios de los ingredientes anteriores en cantidades reseñables, no lo serán. ¿Son siempre industriales? En absoluto, en casa procesamos alimentos continuamente, y no todo lo casero es saludable.

Así que cuida lo que comes pero sin obesionarte. Come comida, lee alguna etiqueta y relájate. Disfruta de la comida que para eso está.

Puedes leer más en este artículo.

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube