Episodio 364. La alimentación en los hospitales.

El podcast de hoy tiene un objetivo: recoger más firmas para que cambien las meriendas a base de galletas por alguna opción sana en los hospitales. Para ello solo tienes que dedicar 1 minuto y clicar aquí

La alimentación en los hospitales es realmente desastrosa, y no solo para el paciente, que se supone que está allí para cuidarse y mejorar sino todo el entorno: máquinas vending, promociones en la cafetería…

La figura del dietista nutricionista no está presente en todos los hospitales como no lo está en ningún centro de atención primaria. Con la prevención que podríamos hacer gracias a la alimentación, conseguiríamos ahorrar millones de euros gastos médicos. Pero eso no interesa a quien manda. La sanidad está desnutrida. Lo que tenemos al servicio de la población son dietas “del cajón” que te restringen la leche entera, te ponen al mismo nivel (moderado) las aceitunas, el aguacate y las almendras que los cereales azucarados, y lo peor, te recomiendan consumo diario de azúcar. Imagínese que acude al taller del coche y en lugar de cambiarle la rueda pinchada le ponen un parche con cinta aislante. Usted pensaría ¿esto es una broma o qué pasa? Pues eso mismo pensamos los nutricionistas cuando vemos el tipo de dietas que se reparten en hospitales.

La diabetes tipo 2 impone una carga económica para España que podría alcanzar el 2,5 % del PIB, la estimación es de 19.908,661 millones de € en 2015. Mediante cambios en los factores de riesgo modificables la sociedad podría ahorrar el 64,8 % de ese coste, en torno a 12.900,8 millones de € (entre 2.428,5 y 17.764,2). De ellos, el mayor ahorro se ganaría controlando la dieta, que es responsable del 40% de los costes sociales de la enfermedad. Mayor tiempo de estancia en hospital, menor productividad, mayor consumo de fármacos… pero seguimos promocionando el consumo de galletas y zumos para diabéticos en hospitales, además, concediéndoles una imagen saludable. Y no, porque sean sin azúcares o integrales NO SON SALUDABLES.

El coste total estimado de la EIC (enfermedad isquémica del corazón) para España en 2015 es de 3.068,022 millones de € (0,32 % del PIB), de los que el 31,5 % son costes directos y el 68,5 %, costes indirectos. Del total, casi el 18 % son costes de los cuidados informales. Sin los cuidados informales ascenderían a 2.520 millones de €. Dado que la dieta es el factor causal más influyente en la enfermedad isquémica del corazón, podrían ahorrarse hasta 2.130 millones de € anuales si mejoramos la dieta de las personas…

Puedes leer más sobre el tema aquí

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube