Episodio 491. Evita la operación bikini.

Mi consejo de hoy es: evita la operación bikini. ¿Por qué? Porque se cometen varios errores al hacerlo. El error principal es plantear un objetivo irreal. La gente pretende perder 10 kilos en un mes, algo que no es posible, al menos no lo es sin poner en riesgo su salud. Para ello recurren a cualquier dieta o producto milagro que les prometan los resultados deseados aunque eso implique una inversión grande de dinero y aún a sabiendas de que no es una opción saludable. Otros en cambio se atreven a restringirse alimentos, lo más común es quitarse los hidratos o incluso a alimentarse a base de un único alimento. Algo que provoca una transgresión dietética, una carencia nutricional y por supuesto el efecto rebote.

Para afrontar la pérdida de peso antes del verano lo que necesitamos es hacer un cambio de chip, entender que el concepto dieta está obsoleto y que debemos ir más allá, debemos pensar en un cambio del estilo de vida que te permita tener un peso saludable todo el año y tener excesos puntuales como en verano o navidades. Y aún con esos excesos mantendremos el peso deseado.

No obstante hay algunas claves para los más remolones. Si queremos “acelerar la pérdida” debemos:

– Asegurar una ración de vegetales en cada comida y cena (200 gramos mínimo, nada de 1 hoja de lechuga con la hamburguesa). Y siempre en el doble de proporción que proteínas y cereales.

– No pasar hambre. Para ello, cambiar a los integrales, sacian más te permitirán llegar a la siguiente ingesta con menos apetito además de calmar tu ansiedad y evitar el picoteo. Y añadir un puñado de frutos secos por el mismo motivo.

– Estructurar bien las comidas, aunque ello implique comer 6 veces al día.

– Tomar 3 piezas de fruta enteras al día, nada de zumos, batidos o smothies súper cool.

– Apostar por la proteína vegetal frente a la animal. Priorizar las legumbres, sus derivados, los frutos secos y las semillas.

– Planificar y organizar el menú. Practicar batch cooking. Ponértelo fácil para comer sano y divertido.

– Tener el agua como bebida principal, beberla de forma abundante y eliminar los refrescos (aunque sean light o serio) y el alcohol. Para conseguirlo se puede saborizar está agua de forma casera

– Acompañar este tipo de alimentación con la práctica diaria de ejercicio, aunque sean 10 minutos al día.

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube