809. Microbiota y pérdida de peso.

Siguiendo con la semana temática, hoy toca hablar de microbiota intestinal en relación con la pérdida de peso.

Para introducir la temática y presentaros la importancia que tiene la flora bacteriana en nuestra salud, quiero presentaros un estudio (https://www.pnas.org/content/101/44/15718) hecho en 2004 en ratones en el que al traspasar microbiota de ratones con obesidad a ratones con normopeso, estos últimos acababan siendo obesos también.

¿Y qué es la microbiota? Son los millones de bacterias «buenas» que viven en nuestro colon y cuidan de nuestra salud. Para ser exactos, representan unos 2 kilos de nuestro peso.
¿Cómo funciona? Las bacterias se alimentan de nutrientes no fermentables que llegan al colon intactos y les sirven de alimento. Hay bacterias que se alimentan de fibra de las verduras y frutas y otras que lo hacen de azúcar, así como otras muchas de otros muchos sustratos: polialcoholes, proteínas…
Cuando nosotros tomamos mucho azúcar, estamos sobrecargando las bacterias comedoras de azúcar, dejando sin alimento (y por lo tanto morir) a las que viven de fibras de vegetales. Esto genera lo que se conoce como disbiosis y esto conllevará a que cuando esas bacterias tengan hambre pidan azúcar, de manera que tu sin saber por qué tengas apetencia de alimentos cargados de azúcar.
Para conocer si padeces disbiosis puedes realizar un análisis de microbiota, que te dirá qué grupos han sobrecrecido, y cuáles se encuentran disminuidos para poder tratarlo de forma específica, con el probiótico concreto adecuado.

También hay factores ambientales como el estrés, la mala alimentación o el consumo de alcohol, entre otros que pueden debilitar a bacterias protectoras intestinales. En estos casos, otros grupos más perjudiciales pueden sobrecrecer, y provocar, entre otros síntomas, una irritación de la mucosa intestinal. Esta irritación genera lo que llamamos un intestino permeable. Con un intestino permeable pueden atravesar la membrana unas sustancias llamadas LPS que provocarán inflamación. Para diagnosticarlo se puede hacer un test de heces, que nos dirá si existen alteraciones microbianas que puedan estar favoreciendo el aumento de permeabilidad intestinal, en qué grado se encuentra alterada la barrera intestinal y si los LPS se encuentran aumentados.

Para tratar la microbiota debemos modificar hábitos: reducir estrés, dejar de fumar y tomar alcohol, practicar ejercicio, alimentarnos de forma saludable, … y también podemos enriquecer nuestra dieta en probióticos y prébioticos naturales. Te recomiendo los episodios 769 y 220 de este mismo podcast.

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube