1163. Nutrición contada para niños.

El podcast de hoy va dirigido a los niños, intentaré explicar un cuento de cómo comer sano, dejando volar mi imaginación y conectando con mi niña interior. Oídos abiertos, que empiezo.

Voy a empezar explicando una historia que probablemente muchos conozcáis pero que por si todavía alguien no sabe de su existencia se ponga en contexto.
Se trata de la guerra de Troya, en la que durante muchos años lucharon griegos y troyanos. Los troyanos querían recuperar a Helena de las manos de los griegos, aunque ciertamente nunca se supo si Helena fue secuestrada o se fue de propia voluntad. Después de tantos años luchando, los troyanos decidieron idear un plan para acabar con las luchas y esa guerra interminable. Fue a Ulises a quién se le ocurrió la idea de crear un caballo de madera, que se conocería posteriormente como el caballo de Troya. Entregaron este caballo a los griegos, quienes interpretaron que era un regalo de los dioses y que los troyanos se habían rendido, pero en realidad, dentro del caballo se ocultaban los mejores guerreros de Troya. En la noche, mientras todos los griegos dormían los troyanos ocultos en el caballo salieron de su escondite y mataron a los griegos, ganaron ventaja, una ventaja que les hizo ganar la guerra y recuperar a Helena.
Quizá os preguntéis por qué os cuento esta historia, pero eso os lo diré más adelante.

Hablemos de cómo tenemos que comer. Nos nutrimos gracias a los alimentos, pero ciertamente hay muchísimos alimentos y a veces es difícil sabe qué comer para estar sanos. Aclaremos estas dudad.

Hay alimentos sanos que tenemos que comer a diario y alimentos que no son tan sanos y que debemos comer solo de vez en cuando. Para que podamos entenderlo y saber qué alimento es cada cuál, inventaré una historia.

Imaginad que cuando comemos alimentos, estamos introduciendo en nuestro cuerpo un ejército de soldaditos, y estos soldaditos pueden ser buenos y luchar para defenderos, o malos y entrar para atacarnos. Los alimentos buenos contendrán los soldaditos buenos y los alimentos malos, contendrán los soldaditos malos. Por lo tanto nos interesa comer aquellos alimentos que están cargados de «soldaditos defensores».

Por lo tanto, debemos aprender a diferenciar cuáles son alimentos defensores y cuáles atacantes. Aunque complejo, podemos hacer algunos trucos para saberlo. El primero de esos trucos es pensar de dónde viene el alimento y si uno mismo podría conseguirlo. Es decir, si viene de un árbol al que yo podría trepar y coger el fruto o viene de pasar por muchísimas máquinas, fábricas y transportistas. Los primero, seguro son defensores. Los segundos habrá que averiguarlo.
Para averiguarlo os cuento el segundo truco, las pistas que nos dejan en sus etiquetas. Ahí podremos obtener la información que nos dirá si es alimento defensor o atacante. Y aquí es cuando entenderéis el por qué de la historia de la guerra de Troya. Vayamos por partes:

– Para los que sepáis leer, tenéis que encontrar un apartado donde pone «ingredientes». Si la lista es larga, seguramente sea alimento atacante, si es corta, leeamos qué dice. En leer los ingredientes tenéis que entender todos y cada uno de ellos porque los que no conocemos, son nombres de los soldados del ejército atacante. Si todo parece estar en orden, tenemos que acabar de asegurarnos yendo a buscar la tabla de valores nutricionales, una tabla con muchos números. En esta, veréis que pone «hidratos de carbono, de los cuales azúcares» y fijándoos en el valor por 100g de producto, la cantidad de azúcar no podrá ser mayor de 10. La de grasa, de 20 y la de sal, de1g.

– Para los que no sepáis leer (también para los que sí), deberéis fijaros en el envoltorio. ¿Por qué? Los soldaditos atacantes se ocultan bajo bonitos y llamativos envoltorios ¡como el caballo de Troya! Así que cuantos más colores, dibujos, letras y regalos tenga un producto, más probabilidad de que sea un caballo de Troya con soldaditos atacantes. Y si lo habéis visto por la tele, más puntos para que sea un caballo de Troya!

Y finalmente os cuento otro truco, que más que un truco es un comodín, el comodín de papi o mami. Si tenéis dudas, preguntad, seguro que ellos os las resolverán.

No obstante, no basta con saber cuáles son defensores y cuáles atacantes. A su vez, es importante saber cómo comerlos. Para que los pequeños miembros del ejercito entren fuertes y preparados para la defensa, debemos comer poco a poco, masticando bien, sin prisas y sin estar haciendo cualquier otra cosa (ni mirar pantallas móvil, tablet, tele… ni dibujando, ni jugando…) porque si lo hacemos, podremos escuchar cómo nos dicen que el ejercito ya está al completo. Si comemos muy rápido y no escuchamos su señal o si comemos mucha cantidad serán demasiados y acabarán haciéndose una pelota y que se irá rodando a las diferentes partes del cuerpo. Quedarán inútiles e inservibles, además de que se irán almacenando en nuestro cuerpo.

Por este motivo, debemos comer siempre alimentos defensores, como las frutas y las verduras, las legumbres, los cereales integrales (¡los blancos son soldaditos desarmados!), frutos secos, semillas, las carnes magras, pescados y huevos. El aceite de oliva virgen extra y el agua, tenemos que hidratar a nuestros soldaditos. Si en nuestra dieta abundan estos alimentos, tendremos un súper ejercito defendiéndonos las 24h del día. Si tomamos el resto de alimentos atacantes, no podremos defender correctamente nuestro cuerpo y nos faltará salud.

Por si hay por aquí algún listillo que está pensando en comer durante el día sano y por la noche alimentos atacantes, que sepáis que comer cada día alimentos insanos hará que ganen la batalla los soldaditos atacantes, porque cuando entran a diario en poca cantidad, se esconden, esperando ser suficiente para atacar y vencer. Así que, los alimentos atacantes, en pequeñas cantidades y cuanto menos, mejor.

Si coméis sano, estaréis sanos lo que os hace tener energía, dormir bien, no tener dolor de barriga, hacer cacas buenas, mayor concentración y buen humor. Os enfadaréis y lloraréis menos y tendréis fuerza para jugar mucho más!

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube