1077. El paciente atormentado.

Acabamos esta semana hablando de ese paciente que tiene una relación tormentosa con la comida y al que comer, le genera malestar emocional.

Este tipo de pacientes suelen ser mujeres jóvenes que se proponen objetivos demasiado grandes e inalcanzables y que para conseguirlos se prohiben y restringen alimentos.
Estos pacientes sufren lo que conocemos como el ciclo de la prohibición. Ese ciclo en el que hay una prohibición que impide la ingesta del alimento y que cuando se mantiene en el tiempo incrementa el deseo por él. Llegado el día en que esta prohibición se rompe por el motivo que sea, se ingiere más cantidad lo que va acompañado de ese tormento de culpa y arrepentimiento.

También es muy común en los pacientes que creen que hay alimentos buenos y malos o que hay alimentos que no se pueden comer. En estos casos debe trabajarse la frecuencia de consumo y la calidad nutricional de la alimentación.

En estos casos debe hacerse un abordaje nutricional enfocada en romper las prohibiciones y restricciones y también en desmitificar lo de alimentos buenos y malos. Además suele ser necesario el tratamiento conjunto con el psicólogo, en el que se desarrollará un abordaje multidisciplinar de psiconutrición.

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube