1129. Publicidad encubierta.

En esta ocasión comento otro artículo relacionado con la publicidad. Se trata de la publicidad de dietas y métodos «pierde peso» que se ha realizado en un programa de cocina de referencia: Master Chef.

Cito textualmente:
«Otra de las maravillas que nos cuenta la exconcursante de Masterchef a la hora de presentar su producto es que está formado por cinco botellas de cremas, que “representan las cinco comidas del día”. Según ella “solo comes eso en todo el día” y es como un “batch cooking saludable”. Si nuestras alarmas no se encendieron con lo de la macrobiótica, esta es otra ocasión para que lo hagan. Lo de proponer zumos, cremas, batidos, purés o lo-que-sea, como sustituto de una alimentación normal, formada por alimentos de los que tenemos que masticar y esas cosas, debería hacernos sospechar.

A menos que padezcamos un problema específico, como un periodo postoperatorio o similar, ningún profesional que se precie nos hará una recomendación parecida (y en caso de hacerlo será personalizada y supervisada). Y no solo por las implicaciones para la salud que puede tener, ya que sin masticación nos saciamos menos y metabolizamos los alimentos más rápidamente, lo que puede favorecer el sobrepeso y la obesidad, entre otras cosas. También porque está prohibido por la legislación, que no permite la promoción del consumo de alimentos con el fin de sustituir el régimen de alimentación o nutrición comunes.»

[…]

Lo más sangrante del caso es que la chica se presenta como farmacéutica y nutricionista, lo cual es verdaderamente chocante; no solo por las patadas que le da a la ciencia en tan solo un minuto, sino porque además la legislación prohíbe expresamente que los profesionales sanitarios hagan este tipo de declaraciones, promocionando alimentos sustitutivos de comidas, atribuyéndoles supuestas propiedades y que en definitiva se sugiera un aval sanitario o científico en la promoción o publicidad de alimentos.

Por resumir un poco todo esto, lo que hemos visto en el último programa de Masterchef parece, siempre presuntamente aunque de manera flagrante, una promoción encubierta de productos poco o nada recomendables para un consumo habitual, basados en una pseudociencia y cuya promoción incumple varios requisitos recogidos en la legislación. Todo ello con el presunto aval de una profesional sanitaria, cosa que tampoco se puede hacer (¿he dicho ya que todo esto es una presunción?).

Texto y fuente: https://elcomidista.elpais.com/elcomidista/2021/10/29/articulo/1635513794_395632.html

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube