643. La retención de líquidos.

La retención de líquidos es algo muy común que aunque a veces nos sirva de excusa para sentirnos bien por comer mal, tiene su problemática y la alimentación puede ayudar a tratarla.

Cuando te notas hinchada, cansada, con pesadez, aumentas de peso sin motivo y orinas menos es porque tienes retención de líquidos. También es probable que coincida en los días posteriores a comilonas en exceso, como en navidad.

Para tratar la retención debes mejorar hábitos:
Hidrátate bien, asegura tus 5-6 vasos de agua al día y tómala en lugar de las bebidas alcohólicas o refrescos. Come sano, haciendo un aporte extra de fibra, potasio y magnesio y evitando los alimentos ultraprocesados o todos aquellos ricos en sal: salazones, ahumados, encurtidos… Controla también la sal de adición. Intenta tener un sueño de calidad, descansar y practicar ejercicio físico de forma habitual. El consumo de infusiones también te puede ayudar: determinadas plantas tienen una ligera acción diurética y además estamos ingiriendo más agua, por lo que forzaremos las diuresis.

Hay determinados alimentos que ayudan específicamente a la retención, los típicos de los productos para ello: alcachofa, apio, papaya, pepino…

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube