797. Vuestros comentarios y dudas.

En el episodio de hoy leo vuestros comentarios y respondo vuestras dudas, entre las cuales están:

  • Hola Maria. Me ha gustado mucho tu podcast porque abre un debate muy cuestionador sobre cual es el objetivo real de este estilo de vida “healthy “que se compruebe. Creo que detrás de un:“ me cuido por salud” a veces puede haber encubierto una obsesión por la estética y un miedo a engordar, cosa que no es “ sano” psicológicamente. Soy psicóloga especialista en TCA. Y existen muchos tipos de relación psicológica insana con la comida y qué no necesariamente son diagnosticados como un tipo de TCA, pero no dejan de ser un obstáculo para el bienestar y crecimiento psicológico de la persona. Ojalá cada vez más dietistas estudien o se interesen como tu en la Psico nutrición, para promover realmente un estilo sano de forma realmente integrada cuerpo /mente. animos!! Carol.
  • Hola María yo entendí perfectamente su postura y es tal y como aclaras, creo que siempre has dejado clara tu postura: no se esclavos de una báscula, aceptarnos, querernos…..pero llevando una vida saludable. No culpo a esta seguidora por interpretar otra cosa somos cuerpo y mente, yo misma perdí mucho peso por una gastritis muy fuerte y lo pasé peor con los comentarios constantes sobre mi delgadez o lo poco que comía que con la propia enfermedad o trastorno. Un abrazo y sigue así haces una gran labor divulgativa de vida saludable, eres mi ejemplo!
  • Es curioso que esa seguidora haya tenido esa percepción; a mi siempre me ha parecido que piensas tal y como has aclarado luego. En todo caso, me gustaría hacer una reflexión en relación con el tema de que delgadez no es sinónimo de salud y de que sobrepeso no es sinónimo de enfermedad. Hay muchas personas en mi entorno que como no engordan, no cuidan nada sus hàbitos de alimentación y actividad física porque sólo se fijan en entrar en una talla determinada o en los números de la báscula. También conozco a otras muchas personas que han empezado a hacer ejercicio físico y a cuidar su dieta por una cuestión más bien estética y que, como efecto secundario, se han dado cuenta de los beneficios a todos los niveles de llevar a cabo estos hábitos. Me incluyo en este segundo grupo; en mi niñez nunca me fomentaron la práctica deportiva, por lo que si no hubiera tenido unos kilitos de más (no era ni sobrepeso según las tablas de IMC, pero digamos que estaba en el límite superior de normopeso y yo no me encontraba a gusto) quizás nunca hubiera empezado a hacer deporte. Una cosa llevó a la otra y ahora no es que haga sólo ejercicio de mantenimiento, sino que realizo una práctica deportiva a nivel competitivo (que tampoco es que sea en ocasiones lo más saludable). El caso es que no concibo mi vida sin el deporte y la estética ha quedado en un segundo plano, quiero decir que aunque ahora tengo un cuerpo delgado y atlético, ya no es lo que más me importa aunque en un principio era lo que me motivaba para cambiar de hábitos. Digamos que en cierto modo agradezco tener la genética que tengo porque de haber sido de otro modo quizás a día de hoy sería una «flaquigorda» y no disfrutaría como hago ahora de mi modo de vida, que me encanta.

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube