Sobre la diabetes y su tratamiento dietético

Hoy quiero hablaros sobre la diabetes y su tratamiento dietético. Veamos qué es, causas, su sintomatología para poder detectarla, las complicaciones asociadas y lo que más nos incumbe, su tratamiento dietético.

Algunos datos impactantes

El Estudio di@bet.es recoge los datos que demuestran que el 13,8% de los españoles mayores de 18 años tiene diabetes tipo 2, lo que equivale a más de 5,3 millones de compatriotas. De ellos, casi 3 millones ya estaban diagnosticados pero 2,3 millones, el 43% del total, desconocían que padecían la enfermedad.

El trabajo también estudia las diferencias en el número de afectados según edad y sexo. Entre los 61 y los 75 años el 29,8% de las mujeres y el 42,4% de los varones presentan diabetes tipo 2, porcentajes que ascienden al 41,3% de las mujeres y el 37,4% de los varones de más de 75 años.

Es muy importante destacar la gran proporción de personas que desconocen que presentan diabetes. El retraso en descubrirla implica que cuando se diagnostica la enfermedad el 50% presenta alguna complicación. Esto es grave si tenemos en cuenta que el tratamiento de las complicaciones es tanto más eficaz cuanto más precoz y que la diabetes afecta a órganos tan importantes como los riñones, la vista, el corazón o el sistema nervioso.

¿Qué es?

La diabetes es una enfermedad que provoca que los niveles de glucosa en el cuerpo estén por encima de lo normal. La insulina es la llave que necesita la glucosa para entran las células. Cuando tienes diabetes, el páncreas no produce o no produce suficiente insulina. Esto es lo que diferencia los dos tipos de diabetes:

  • Diabetes tipo 1: el cuerpo (el páncreas en concreto) no produce insulina por lo que la glucosa no puede entrar en las células y los niveles en sangre están aumentados.
  • Diabetes tipo 2 (la más común): el cuerpo (el páncreas en concreto) no produce suficiente insulina por lo que parte de la glucosa no puede entrar en las células y los niveles en sangre están aumentados.

Yo me centraré en la diabetes tipo 2 ya que es la más común.

¿Qué causa la diabetes?

No hay nada propiamente dicho que cause diabetes pero si hay muchos factores de riesgo:

  • Obesidad y sobrepeso. Según la edad, sexo y estatura tienes que intentar mantener un rango de peso saludable.
  • Falta de ejercicio. Una vida sedentaria no permite mantener un buen estado físico con las posibles consecuencias que ello conlleva.
  • Haber sido diagnosticado de intolerancia a la glucosa. Si ya has tenido valores de glucemia elevados  en el pasado, es prioritario llevar un estilo de vida sano.
  • Dieta poco saludable y equilibrada no teniendo en cuenta un control de la ingesta de hidratos de carbono y azúcares.
  • Edad avanzada. El riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 aumenta con la edad.
  • Tensión alta y colesterol alto. Como consecuencia de un estilo de vida no saludable.
  • Historial familiar con diabetes. Antecedentes de diabetes en familiares de primer grado (padres, hermanos, hijos o abuelos) y también de segundo grado (tíos o sobrinos).
  • Historial con diabetes gestacional. En el caso que ya hayas tenido diabetes gestacional en algún embarazo anterior.
  • Origen étnico. Se ha observado que, según la etnia, unas son más propensas que otras a tener altos índices de diabetes.

Sintomatologia

Si tienes uno o más síntomas, descarta que tengas diabetes acudiendo al médico.

  • Constante necesidad de orinar
  • Sed inusual
  • Hambre extrema
  • Pérdida inusual de peso
  • Fatiga e irritabilidad extremas
  • Infecciones frecuentes
  • Visión borrosa
  • Cortes/moretones que tardan en sanar
  • Hormigueo o entumecimiento en las manos o los pies
  • Infecciones recurrentes de la piel, encías o vejiga

Complicaciones asociadas

  • Ceguera. Puedes tener problemas visuales. También podrías tener problemas para ver, especialmente de noche. La luz podría molestarte los ojos. Podrías quedarte ciego.
  • Enfermedad cardiovascular. La diabetes puede dificultar el control de tu presión arterial y colesterol. Esto puede llevar a un ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y otros problemas. Puede hacerse más difícil que la sangre circule hacia las piernas y los pies.
  • Enfermedad renal. El nivel alto de azúcar en la sangre y otros problemas pueden conllevar daño en los riñones. Tus riñones podrían no trabajar tan bien y pueden incluso detener su funcionamiento. En consecuencia, podrías necesitar diálisis o un trasplante de riñón.
  • Amputación de extremidades inferiores. Tus pies y piel pueden desarrollar úlceras. Si esto sigue por mucho tiempo, tus dedos, pie o pierna pueden necesitar ser amputados. La infección también puede causar dolor y comezón en sus pies, piernas y otras áreas.
  • Las personas con diabetes frecuentemente tienen depresión y las dos enfermedades pueden estar relacionadas.
  • La diabetes aumenta el riesgo de demencia.

Tratamiento dietético

Hasta ahora no se han presentado evidencias suficientes para aconsejar un tipo de dieta estándar que garantice resultados óptimos en el tratamiento de los pacientes con DM2, y muchas de las recomendaciones que hacemos a los pacientes están basadas en consensos de expertos. Todas las recomendaciones formuladas por expertos en las numerosas guías actualizadas casi cada año coinciden en la necesidad de individualizar el tratamiento dietético, teniendo en cuenta no sólo la situación clínica del paciente, sino sus hábitos alimentarios y otros condicionantes socioculturales y económicos.

Aún así, en la actualidad el resumen de las recomendaciones para el control nutricional de la diabetes mellitus (prevención secundaria) quedan reflejadas de la siguiente manera por parte de la ADA:

  • Incluir diariamente frutas, verduras, cereales integrales, legumbres y leche desnatada con el fin de promover una buena salud general.
  • Intentar aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra.
  • En cuanto a los edulcorantes, tanto los polialcoholes, como los edulcorantes acalóricos son seguros siempre y cuando estos sean consumidos en el marco de las recomendaciones máximas que estos alimentos tienen asignadas por las administraciones sanitarias.
  • Las grasas saturadas no deben aportar más del 7% de la ingesta calórica total.
  • La ingesta de grasas trans debe minimizarse.
  • El límite dietético de colesterol recomendado para pacientes con diabetes mellitus se sitúa en 200 mg/día.
  • Debe haber dos o más raciones de pescado semanales (en esta recomendación se excluye al pescado procesado para freír) a fin de garantizar un consumo adecuado de ácidos grasos poliinsaturados w-3
  • Para pacientes con diabetes mellitus que conserven una función renal normal no existen evidencias que sugieran una reducción en las recomendaciones de consumo de proteínas situadas en un aporte entorno al 15-20% del total de calorías de la dieta.
  • No deben usarse dietas hiperproteicas (por encima del 20% de las calorías totales).

Por otro lado, la Sociedad Española de Diabetes (SED) propone que las recomendaciones dirigidas a los diabéticos podrían ser, y de hecho lo son, recomendaciones que se hacen a la población general no diabética a la hora de articular la alimentación como un factor condicionante en su salud.

María Merino Fernandez, nutricionista
María Merino Fernández
Diplomada en Nutrición y Dietética por la Universitat de Barcelona, Máster en Nutrición y Metabolismo por la Universitat Rovira i Virgili y Curso de extensión universitaria en Nutrición deportiva por la Universitat de Barcelona.

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube