¿Es tu dieta una dieta milagro? Descúbrelo!

Acabamos de pasar las fiestas navideñas, y aunque hayamos intentado controlarnos, siempre se nos puede haber añadido algún quilito de más que ahora intentamos quitarnos. Para ello hay muchísimas dietas disponibles en el mercado, tanto en farmacias, centros de estética, revistas, libros, internet…

Resultado de imagen de dietas milagro

Pero… como sabes si esa dieta es o no saludable? Si es una de las famosas dieta milagro que no solo no perderás peso sino que te sacará el dinero para que unos vende-humo se llenen los bolsillos? Responde a estas preguntas y lo averiguarás:

  1. ¿Basan la dieta en una amplia variedad alimentos naturales? Si la dieta está basada en alimentos naturales, tales como frutas, verduras, legumbres, cereales, hortalizas… sin ninguna restricción de ellos, se trata de una dieta saludable. Si por el contrario se trata de una dieta basada en un solo alimento o en algún alimento nada común, estás frente a una dieta milagro. Algún ejemplo de este tipo de dietas serían la dieta de la piña (semanas comiendo únicamente piña), la dieta de la fruta o la dieta de la alcachofa.
  2. ¿Te sugieren complementar tu dieta con algún producto? Si te aseguran que tomando sus productos perderás kilos y kilos, es otro fraude. No es necesario complementar la dieta con ningún suplemento para conseguir perder peso. Además el 90 por no decir el 99% de estos productos no tienen evidencia científica probada y demostrada de que funcionen. Así que no malgastes tu dinero en este tipo de productos e inviértelo mejor en un gimnasio, por ejemplo.
  3. ¿Se adapta a ti la dieta o tienes que adaptarte tu a la dieta? Esta comprobado que si intentas hacer un cambio radical de tu estilo de vida de un día para otro estás condenado al fracaso ya que haces un esfuerzo mayor por lo que te cansas antes, te deprimes por que ves que no puedes seguir la pauta y encima renuncias a ciertas costumbres y reuniones sociales que hacen que abandones la dieta. Aunque si es cierto que tendrás que hacer un esfuerzo y poner de tu parte, (marcarte unos horarios, hacer más ejercicio, dejar de comer alimentos superfluos…) no debe ser un cambio radical, sino gradual.
  4. ¿Los resultados que aseguran son reales? Prometen perder 7 kilos en 7 días o aberraciones similares? Entonces huye, huye y no mires atrás porque el timo está asegurado. Aunque sería genial, rápido y fácil, es totalmente falso.
  5. ¿Limitan las pérdidas de peso? Lo ideal para perder peso y no recuperarlo es hacer runa pérdida progresiva y gradual. Es lo más fiable y seguro. Se estima que debemos perder entre medio kilo y un kilo por semana. De este modo no sometemos al cuerpo a transgresiones del peso, preservamos la salud y evitamos el conocido efecto rebote.
  6. ¿Te informan de cuántas calorías tendrá tu dieta? Mínimo deben garantizar una dieta de 1200 kcal para mujeres y 1500 kcal para hombres. Todo lo que esté por debajo de esto pondrá en riesgo tu salud.
  7. ¿Te animan a complementar tu dieta con actividad física? Aunque el 70% es gracias a la dieta, el 30% restante se lo lleva la actividad física. Es importantísimo complementar la dieta con ejercicio físico incluso podrían pautarte o aconsejarte que tipo de actividad física conviene más en cada caso.
  8. ¿Qué parámetros siguen para marcar tus objetivos? El objetivo debe estar calculado con parámetros nutricionales, es decir, la pérdida tiene que ser real y asegurar tu salud.
    Uno de los parámetros de mayor confianza para la población general (no es válido para deportistas ni atletas) es el IMC. Para que nuestro peso sea saludable, el IMC debe moverse en un baremo de entre 20 y 24,9 (puedes calcular tu IMC aquí, recuerda poner el peso en kg y la altura en centímetros).
    Otro de los parámetros más utilizados es el perímetro abdominal que en mujeres no debe sobrepasar los 88cm mientras que en hombres debe ser inferior a 102cm. Esto además es indicativo de riesgo cardiovascular.
  9. ¿Hay detrás un dietista-nutricionista? El único profesional cualificado para realizar y pautar una dieta es el dietista. Un dietista con estudios, no alguien con un curso en nutrición ni un farmacéutico ni una enfermera ni un naturista ni un entrenador personal. Así que lo primero es saber en manos de quien estás poniendo tu salud.
  10. ¿Personalizan tu dieta? Es importantisimo que la dieta sea personalizada y adaptada en cada caso. Fíjate bien si lo que te están dando es lo mismo que le dan al resto o si por el contrario está adaptado a tus necesidades, hábitos, ritmo de vida, horarios y posibles patologías asociadas. Sólo de este modo podrás asegurar la calidad de la dieta.

Así que ya sabes, no te dejes engañar ni dejes que te atraigan con promesas que no pueden cumplir. Tendrás que sacrificarte un poco, aprender a comer y introducir la actividad física en tu rutina diaria pero el resultado habrá valido la pena y además será a largo plazo. Si esta es tu situación yo puedo ayudarte a conseguir tus objetivos de una manera completamente saludable. Y recuerda que  la primera visita es gratis!

María Merino Fernandez, nutricionista
María Merino Fernández
Diplomada en Nutrición y Dietética por la Universitat de Barcelona, Máster en Nutrición y Metabolismo por la Universitat Rovira i Virgili y Curso de extensión universitaria en Nutrición deportiva por la Universitat de Barcelona.

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube