1174. Creatina-creatinina.

Una seguidora me comentó por instagram que en una analítica le salió la creatinina baja y quería saber qué significaba. Es por este motivo que hoy en el podcast voy a explicar la fisiopatología de la creatina-creatinina.
Y recordad que los profesionales de la salud no podemos valorar ni tratar a una persona sin conocer al completo la historia clínica.

La creatinina es una molécula pequeña que se produce a partir de la creatina y fosfocreatina muscular. In vivo el paso de creatina a creatinina es un proceso irreversible y constante. Se calcula que un varón de 70 kg contiene aproximadamente 28 kg de tejido muscular y 120 g de creatina total (creatina más fosfocreatina), de la cual alrededor de 2 g/día se convierten en creatinina, y deben ser reemplazados por síntesis endógena o aporte exógeno. La ingestión de 500 g de carne o pescado sería capaz por sí sola de aportar todas las necesidades diarias de creatina. La biosíntesis endógena de creatina está regulada enzimáticamente en el riñón y en el hígado. La creatina sale del hígado a la sangre y a través de un transportador específico de membrana, entra en el músculo, donde se almacena, se utiliza y se degrada, pero no se sintetiza. La creatina se localiza en el sarcómero, no aparece en los componentes no contráctiles y, por tanto, es independiente del componente hídrico, fibrótico o adiposo que puede acumularse dentro del músculo patológico.

La creatinina es permeable a las membranas celulares, difunde libremente de las células a la sangre, no se fija a las proteínas plasmáticas, no se almacena ni se metaboliza en ningún tejido y se excreta rápidamente al pasar por los riñones donde se elimina por filtración glomerular directa y, aunque se consideraba inicialmente que no se excretaba ni reabsorbía en los túbulos renales, se sabe que, en una parte variable se excreta a la orina desde los túbulos, y esta excreción es mayor a medida que se va deteriorando el filtrado glomerular.

Existen, sin embargo, numerosos factores que pueden modificar los resultados de la determinación de creatinina, tanto en sangre como en orina. Aparte de la propia técnica de determinación los más importantes son la dieta, la edad, el sexo, la raza, el ejercicio físico, la insuficiencia renal, determinados fármacos y enfermedades (especialmente las neuromusculares), y sobre todo la necesidad esencial de una recogida completa de toda la orina de 24 h, que suele ser el factor limitante en muchos casos (especialmente en personas con pérdidas urinarias involuntarias, incompleto vaciamiento de la vejiga o en los que no colaboren plena- mente en la recogida de toda la orina)25. La dieta influye en la excreción de creatinina, por al menos tres mecanismos24: 1) las proteínas de la dieta son la fuente principal de los aminoácidos necesarios para sintetizar endógenamente la creatina, 2) la creatina de la dieta puede oscilar marcada- mente desde casi cero en los vegetarianos estrictos hasta varios gramos al día en los individuos que toman suplementos de creatina, mientras que la dieta’’americana’’ media de 200 g de carne es capaz de reemplazar de un tercio a un medio de las pérdidas urinarias normales de creatinina, y 3) la creatinina de la dieta, también de origen animal, supone entre 37 y 160 mg/día, dependiendo cómo haya sido cocinada. Por todo ello la dieta es un factor importante de variabilidad de la excreción de creatinina.

Fuente: Carlos A. Amado Diago, José A. Amado Señaris. ¿Debemos prestar más atención a la creatinina baja?. Endocrinol Diabetes Nutr. 2020;67(7):486-492 LINK: https://doi.org/10.1016/j.endinu.2019.12.008

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube