756. ¿Qué dieta es mejor para perder peso?

Quiero perder peso, pero no lo consigo. ¿Qué hago? ¿Cuál es la mejor manera de perder peso?
La mejor manera para perder peso debe ser individualizada, personalizada y adaptada en cada caso a la persona. Pero sí que podemos hablar de dietas para perder peso.

La pérdida de peso se puede trabajar con muchas dietas, te explicaré las más utilizadas:
1. Dieta hipocalórica. Hagas lo que hagas siempre debe haber déficit calórico para que haya pérdida. El déficit se consigue con una restricción calórica pero la restricción puede hacerse de diferentes macronutrientes:
a. Dieta hipocalórica saludable equilibrada: Respetando el método del plato.
b. Dieta hipocalórica lowfat: Con restricción de grasas.
c. Dieta hipocalórica lowcarb: Con restricción de hidratos.

2. Dieta cetogénica. La dieta cetogénica consiste en reducir sustancialmente el consumo de carbohidratos (azucares, cereales, legumbres, frutas, tubérculos…) e incrementar el consumo de grasas de calidad (aguacate, aceite de oliva, coco, etc.). La distribución final sería un 5% de hidratos (no más de 30gramos al día), un 20% de proteína y un 75% de grasas de calidad.

Aunque la dieta cetogénica sea efectiva en la pérdida de peso, tiene muchos inconvenientes y consecuencias, principalmente la cetosis. La cetosis provoca halitosis, debilidad, cansancio…

En cualquier caso, si estás interesado en realizarla, te aconsejo que te pongas en manos expertas y estés guiado/a y sabiendo qué hacer en cada momento. Personalmente no soy partidaria de esta dieta porque creo que con ella no aprendes a comer, no adquieres unos buenos hábitos y el estrés que supone hacerla provoca mayor perjuicio que el beneficio que te daría la pérdida de peso.

3. Ayuno intermitente. El ayuno intermitente consiste en alternar periodos de ayuno con periodos de ingestión de alimentos. Existen distintos tipos de ayuno intermitente, siendo los más conocidos el ayuno 16/8, ayuno 24 y ayuno 48, aunque también existen otros como el 12/12.

El ayuno 16/8 consiste en realizar periodos de ayuno de 16 horas, seguido de periodos de alimentación durante 8 horas. Es decir, si por ejemplo realizamos la primera comida a las 14:00, realizaríamos la ingesta de todas nuestras kilocalorías entre las 14:00h y las 22:00h, durante 8 horas, realizando dos comidas únicas durante el día, y al día siguiente volveríamos a comer tras 16 horas desde la última comida, es decir, a las 14:00h de nuevo.

Las conclusiones de los autores del metaanálisis de febrero de 2018 fueron las siguientes:
«Hubo pocos estudios que cumplieron los criterios de inclusión (…) además, los estudios fueron de calidad variable con seguimiento inadecuado y generalización limitada. El metaanálisis reveló que tanto la restricción energética intermitente como la restricción energética continua dieron como resultado una pérdida de peso similar, por lo tanto, el ayuno intermitente es tan efectivo como la restricción calórica continua para la pérdida de peso a corto plazo en adultos con sobrepeso o con obesidad. La restricción energética intermitente fue más efectiva que no seguir ningún tratamiento, sin embargo, debe interpretarse con cautela debido al pequeño número de estudios existentes (…).»

En resumen, parece que el ayuno intermitente puede ser una opción válida para perder peso, aunque tampoco hace milagros, con eficacia similar a otras estrategias de restricción energética equivalente. Así que podríamos decir que es un tipo de intervención prometedora, aunque todavía con escasa evidencia, y sin resultados a largo plazo.

Mi opinión, es un sufrimiento innecesario sin mejoras notables en el resultado en comparación a la hipocalórica.

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube