1094. La dieta de exclusión.

La dieta de exclusión es una dieta en la que excluimos unos diente con dos objetivos posibles: el primero confirmar la sospecha de una intolerancia para su posterior diagnóstico médico y la segunda como tratamiento a una de las cinco de intolerancia o cualquier otra patología que impida la ingesta de un determinado nutriente.

Entre las dietas de exclusión encontramos, por ejemplo, la dieta sin gluten, la dieta sin lactosa, la dieta baja en foot Maps… Todas estas dietas deben hacerse con uno de esos dos objetivos. Nunca deberán usarse dietas de exclusión y sin una justificación médica o una sospecha de problemas digestivos.

Para llevar a cabo este tipo de dieta es aconsejable hacerlo bajo la supervisión De un dietista nutricionista, ya que se debe realizar una base de educación nutricional, en la que se trabaje tanto en el cliente, como las fuentes dietéticas y al mismo, como la lectura del etiquetaje para poder identificarlo en productos que no nos imaginamos que lo contienen.

Hay profesionales sanitarios que recomiendan o eliminan un nutriente de la alimentación de una persona sana, en estos casos no deberíamos llevar a cabo la dieta de exclusión y deberíamos buscar la opinión de un profesional dedicado a la nutrición.

Hay ocasiones en las que las dietas de exclusión pasan por diferentes fases: exclusión, exposición, normalización.

Dependiendo de la patología, se expondrá, posteriormente a la exclusión, al nutriente para mejorar la tolerancia al mismo. En ningún caso debemos llevar a cabo una dieta de exclusión sin tener problemas digestivos con el nutriente eliminado, ya que esto podría causarnos próximos problemas digestivos de este nutriente que no teníamos, debido a la falta en la producción de las enzimas que lo digieren.

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube