Episodio 315. Una de colágeno, por favor.

¿Has oído hablar del colágeno? Seguro que sí, si no en una farmacia, en la televisión, o incluso por parte de tu traumatólogo. Quizá, hasta lo hayas consumido alguna vez. Pero, ¿qué es? ¿qué hay de cierto en todo esto?

El colágeno es una amplia familia de proteínas de origen animal que se organizan formando fibras (fibras de colágeno). Todos los animales tienen la capacidad de elaborar su propio colágeno y lo hacen a partir de diversas células, pero son los fibroblastos (la unidad celular característica del tejido conjuntivo) las células que de forma típica realizan esta función.

El colágeno es una proteína extremadamente abundante y que se encuentra en mayor cantidad en la piel y en los huesos. Es más, el colágeno representa aproximadamente el 25% de todo el monto de proteínas de un individuo. Forma parte principal de los tendones, está presente como te decía en el hueso, y en la piel contribuye de forma importante a mantener su estructura, aspecto… Llegándonos a cuestiones alimentarias uno de los criterios típicos con los que por lo común se ordenan las distintas categorías de carne es en base a su presencia de colágeno. A más colágeno, más fibras y carnes de inferior categoría. Y al contrario, carnes con apenas fibras (menos colágeno) y por tanto carnes de categoría “primera” o “extra”.

En cuanto a los suplementos, no hay evidencia de nada, de absolutamente nada. Tal es así que en el plano más legal, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria no ha dado luz verde a ninguna solicitud que permita hacer alegación de salud en los suplementos que incorporen colágeno. Ninguna. La razón: no hay pruebas.

Antes de precipitarte a reponer el colágeno perdido, asegúrate de minimizar la pérdida del que todavía conservas. Las prioridades en este sentido serían sin lugar a dudas usar una adecuada protección solar, evitar una exposición prolongada al sol y evitar el tabaquismo.
En el plano dietético, incorporar una adecuada cantidad de proteínas en nuestra dieta a partir de fuentes proteicas saludables: legumbres, huevos, semillas, frutos secos, carnes y pescados, mantenerse hidratado, al tiempo que se sigue una pauta dietética con una presencia importante de alimentos de origen vegetal fresco.

Si queremos tomar algún suplemento, toma gelatina, al fin y al cabo la gelatina es en esencia colágeno puro hidratado. Y mucho, pero mucho, más barata.

Una mala pauta dietética jamás terminará arreglada con el uso de ninguna estrategia suplementadora por magnífica que esta sea.

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube