1146. La avena NO envenena.

Tras una pequeña polémica en la red social de TikTok sobre la avena, me he visto en el deber moral de aclarar las afirmaciones que una usuaria hacer sobre esta.

En el episodio 1101 ya hablé sobre ello pero en esta ocasión quiero, específicamente, aclarar dichas afirmaciones.

La usuaria en cuestión dice que:
– La avena es rica en betaglucano (fibra soluble que elimina el colesterol malo).
– La avena contiene un HC llamado amilopectina: tiene el poder de elevar el azúcar en sangre ya que una enzima (amilasa) de nuestra boca hace que lo absorba muy rápidamente. En consecuencia provoca: resistencia a la insulina, aumento de grasa visceral, aumento de peso, produce glicación (modificación de las proteínas causada por la glucosa y es irreversible). Y dicha glicación:
Si hay glicación en los ojos = cataratas.
Si hay glicación en colesterol malo = enfermedades del corazón.
Si hay glicación en la piel = la piel envejecerá antes.
La glicación hace tener el azúcar en sangre sobre niveles de 100.
– La avena contiene micotoxinas, donde crecen los hongos.
– La avena contiene fitatos (antinutrientes), que se unen a minerales de carga positiva (Fe, Zn, …)
produciendo la inhibición de absorción.

Vayamos punto por punto.
– Sí, la avena contiene betaglucanos que ayudan a reducir los niveles de colesterol, pero debemos tomarnos esto como un complemento ya que tomar avena sin unos buenos hábitos y sin una buena base no modificará nuestros niveles de colesterol.
– La amilopectina forma un 80% del almidón, junto al 20% restante de amilosa. La amilopectina es un polisacárido con ramificaciones de absorción rápida, útil en situaciones como la de los deportistas. Esta amilopectina (del almidón) presente en la avena, así como en el resto de cereales, tubérculos y legumbres no es perjudicial ni provoca nada de lo que la usuaria menciona si no se consume en exceso o si se realiza un mínimo de actividad/ejercicio físico.
– Sobre la glicación, tan solo ocurre en hiperglucemias sostenidas, es decir cuando tenemos los niveles de azúcar en sangre elevados todo el tiempo, por lo que esto solo ocurre en personas con diabetes o patologías relacionadas con el metabolismo de los hidratos.
– Las micotoxinas, que sí existen y son reales, no están en el producto final que compramos en el supermercado, ya que los alimentos pasan por numerosos controles de calidad antes de su comercialización.
– De los antinutriente hablé en los episodios 270, 495 y 599, y solo diré que no podemos pensar en los antinutrientes que tiene cada alimento ni dejar de comer aquellos que los contengan porque sino no comeríamos. En la variación está el equilibrio.

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube