Ácido úrico

Ácido úrico, hiperuricemia o gota es el nombre con que se conoce a los niveles altos de uratos en sangre, producido, entre otros motivos, por un consumo elevado de purinas.

Con el post de hoy quiero explicaros en qué consiste esta enfermedad, secundaria también al sobrepeso y obesidad, y cómo tratarla mediante la alimentación, ya que, últimamente, son muchos los que acuden a mí con ella.

Qué es el ácido úrico, cuáles son sus síntomas y causas

Como ya he dicho, la hiperuricemia consiste en tener el ácido úrico elevado en sangre. El síntoma más temido de esta enfermedad es el ataque de gota, que se produce al depositarse el ácido úrico en las articulaciones. La gota provoca un dolor extremadamente elevado que hay que intentar evitar en la medida de lo posible. Como el organismo es muy sabio, intenta alejar ese ácido de los órganos vitales y para ello lo acumula en forma de “Tofos” en las articulaciones de los dedos de los pies y/o de las manos, desencadenando la gota. La gota es muy dolorosa debido a que, al estar producida por un ácido, se produce una quemadura interna.

Dolor por niveles altos de ácido úrico

La vía de eliminación natural de ácido úrico es a través de la orina, pero esta es muy pobre. Es por esta razón que un exceso de ácido úrico en vez de ser eliminado se queda en la sangre provocando la hiperuricemia. La cantidad de ácido úrico que puede quedar circulando en sangre es limitada. Aquí es cuando pueden aparecer dos problemas muy comunes:

  • La cristalización del ácido úrico en la orina formando “piedras en el riñón”.
  • La deposición del ácido úrico en las articulaciones en forma de Tofos, que podrá desencadenar un ataque de gota.

Antes ya he mencionado que uno de los motivos por los que podemos tener el ácido úrico elevado es la alimentación (consumo elevado de purinas), que sería el factor exógeno. También puede causárnoslo un factor endógeno, que nuestro propio cuerpo lo fabrique. Otro factor es el hereditario.

Cantidad de purinas de los alimentos

Debemos de evitar los que contienen más cantidad:

  • marisco acido urico800-150 mg/100 g. de alimento: vísceras, patés, embutidos, pescado azul de tamaño pequeño (se come entero), marisco (en las vísceras, cabezas…).
  • 150-70 mg/100 g. de alimento: carnes rojas y de caza, habas, lentejas, pescado azul de gran tamaño.
  • 70-50 mg/100 g. de alimento: carnes blancas (la que menos purinas contiene es el conejo), el resto de legumbres no nombradas anteriormente (garbanzos, judías blancas, soja, guisantes), coliflor, espárragos, espinacas y setas.
  • 50-0 mg/100 g. de alimento: lácteos, el resto de verduras no nombradas anteriormente, tubérculos, raíces, cereales refinados (sin germen), frutas.

Recomendaciones nutricionales para niveles altos de ácido úrico

  • En el caso de las frutas no se debe realizar un abuso (tomar máximo 1 pieza al día), ya que el azúcar que contiene, la fructosa, se transforma en xantina (una purina) al ser metabolizado por el cuerpo.
  • También es importante la cocción y la preparación de los alimentos. Las purinas son solubles en agua. ¿Esto qué significa? Qué se puede reducir el contenido de purinas de los alimentos si se cortan pequeños se dejan en remojo y se hierven con mucha agua. Por el contrario, hay que evitar tomar caldos elaborados con pescado o carne, ya que las purinas habrán pasado al agua.
  • Se debe aumentar la ingesta de agua y líquidos de la dieta a 2-2,5 litros/día. Tomar infusiones y aguas carbonatadas naturales son buenas opciones que pueden ayudar a llegar a estas cantidades.
  • Mantenerse en un peso correcto y evitar la obesidad también es de gran ayuda, ya que cuanto más pequeño es el cuerpo menos ácido úrico fabrica de manera endógena (el propio cuerpo).
  • Se deben evitar los ayunos, repartir bien las comidas a lo largo del día y hacer un mínimo de 3 comidas principales.
  • Consumir algas y frutos secos de manera habitual es muy recomendable en las personas que sufren de hiperuricemia.
  • Se debe procurar hacer una alimentación rica en calcio (mínimo 1000 mg/día) para evitar la formación de piedras en el riñón de ácido úrico.
  • Moderar el consumo de sal de la alimentación o incluso eliminarla por completo para aumentar la diuresis.
  • Es imprescindible eliminar el alcohol de la dieta.
María Merino Fernandez, nutricionista
María Merino Fernández
Diplomada en Nutrición y Dietética por la Universitat de Barcelona, Máster en Nutrición y Metabolismo por la Universitat Rovira i Virgili y Curso de extensión universitaria en Nutrición deportiva por la Universitat de Barcelona.

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube