#3. Hábitos favorables

Durante el proceso transitorio de perimenopausia a postmenopausia se experimentan una serie de cambios que no pasan desapercibidos en el cuerpo de la mujer, pero pueden pasarse por alto ciertos aspectos relacionados con la salud que, anteriormente a la menstruación, no se contemplaban.

La disminución de estrógenos no sólo inhibe la función reproductora femenina, si no que también promueve que haya un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y osteoporosis con sus respectivas complicaciones.

Con el paso de los años, es probable que se desarrollen patologías adversas que pueden verse agravadas con el tiempo e, incluso, por la aparición de comorbilidades asociadas. Así pues, es fundamental tener en cuenta los factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares, una vez entrada la menopausia y disminuidos los niveles de estrógenos en la mujer.

Los hábitos de vida saludables, sobre todo, en esta etapa de la vida de la mujer en adelante, favorecen una mayor calidad de vida, además de la prevención ante el posible desarrollo de enfermedades derivadas de este cambio importante en el organismo.

Es fundamental considerar, adicionalmente del abordaje dietético y nutricional, ciertos aspectos que van a ayudar en este etapa, como por ejemplo:

  1. Realizar ejercicio físico y de fuerza frecuentemente. Es realmente relevante practicar ejercicio físico, de impacto, aeróbicos, de resistencia y, sobre todo, de fuerza.
  2. No fumar. 
  3. No beber alcohol. El alcohol a cualquier edad y sexo está totalmente desaconsejado, ya que no hay una dosis exenta de toxicidad y efectos nocivos para nuestro organismo. El consumo de alcohol en la menopausia puede aumentar los sofocos.
  4. Salud mental. Realizar actividades que permitan liberar o ayudar a gestionar el estrés generado durante todo el día, como por ejemplo meditar, hacer yoga, pintar mandalas, salir a pasear, practicar algún hobby…
  5. Descanso. Dormir sin interrupciones, permitiendo a nuestro organismo entrar en la fase REM, y descansar un mínimo de horas diarias (aproximadamente de 7 a 9h).
  6. Alimentación e hidratación. La alimentación juega un papel importante en esta etapa de la vida de la mujer. Prestar especial atención a «comer consciente» atendiendo a las sensaciones de hambre-saciedad y optar por alimentos saludables desplazando aquellos ultraprocesados y de baja calidad nutricional. En la próxima clase, «Tratamiento dietético», se explica más extensamente como enfocar el climaterio con la alimentación.
  7. Revisiones, controles y análisis médicos. Una vez la mujer experimenta distintos síntomas asociados a la perimenopausia es aconsejable que acuda a un especialista y realice periódicamente controles y análisis médicos con el fin de prevenir y controlar futuras enfermedades derivadas de esta etapa y poder iniciar una terapia hormonal sustitutiva, siempre y cuando, el médico lo considere oportuno.


Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube