#2. Hambre

La alimentación se inicia por al apetito, y engloba los conceptos: hambre, satisfacción y saciedad. Se define hambre como la necesidad fisiológica de ingerir alimentos y apetito como el deseo psicológico de comer asociado a experiencias sensoriales.

La ingesta de alimentos se caracteriza por ser un proceso complejo dado a partir de señales cerebrales como respuesta a estímulos externos. La regulación del apetito y la ingesta de alimentos se ven influenciadas por el sistema hormonal y neuronal, más concretamente, por hormonas neuronales e intestinales, como la grelina.

La grelina es una hormona peptídica sintetizada y segregada principalmente en el estómago. Esta hormona está implicada en la regulación del apetito, en la ingesta de alimentos y en la homeostasis nutricional. Los niveles hormonales de grelina circulantes se ven aumentados durante el ayuno, induciendo al hambre, y disminuidos tras la ingesta de alimentos. Se ve afectada y/o inhibida su secreción con respecto a una elevada masa corporal en la persona, aunque es sensible a la alimentación y al ejercicio físico.

Reconocer y diferenciar el tipo de hambre que tenemos es un aspecto importante a tener en cuenta. Frente situaciones y/o circunstancias cotidianas de la vida que nos generen hambre, debemos identificar que es lo que realmente nos impulsa a comer. Se distinguen 9 tipos diferentes de hambre.

Existen varias estrategias y recomendaciones a nivel personal que pueden ayudarnos a comprender, controlar y gestionar el hambre en momentos de ansiedad y estrés. Te explico algunos aspectos y recomendaciones para el control y gestión del hambre en estos momentos antes de asaltar la nevera o la despensa.

Si sueles consumir productos ultraprocesados o superfluos, puedes sustituirlos por opciones saludables, a continuación tienes algunas ideas.

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube