#3. Primeros cambios y objetivos

En la clase anterior sacamos y tiramos de la despensa todo aquello que no era sano. En esta clase vamos a llenarla. Veremos que alimentos no pueden faltar y cuáles forman parte de lo que yo llamo la despensa SOS. Además trabajaremos los nuevos hábitos y definiremos nuestro objetivo de forma que nos resulte más fácil alcanzarlo.

Llenamos la despensa

En la clase anterior hicimos una limpieza de nuestra despensa y nevera, deshaciéndonos de todo aquello que es insano y conservando lo que sí es sano. Pero debido a la cantidad de cosas que tiramos, ahora debemos reponerla con opciones saludables.

Estoy convencida de que tienes un buen fondo de armario con esa camisa blanca o vestido negro. Pues de igual modo debes hacer con tu cocina. Vamos a ver ese fondo de cocina por grupos: despensa, congelador y frigorífico.

Despensa

Veamos qué no puede faltar en nuestra despensa:

Legumbres

Es un alimento no perecedero que siempre va a estar ahí para cuando lo necesites: lentejas, garbanzos, alubias, azukis… son muy diversas, fáciles de cocinar y versátiles. Existe la opción en conserva que son igualmente saludables y formarán parte de nuestra despensa SOS ya que las tendremos listas a golpe de grifo. Por si te faltan ideas para cocinarlas, te sugiero:

  • Guisos
  • Hamburguesas
  • Canelones o lasañas
  • Ensaladas o aliños
  • Salsas: boloñesa
  • Albóndigas
  • Hummus y cremas
  • Pasteles de legumbres
  • Hasta bizcochos y galletas

Nuevos hábitos a introducir

En realidad, con pequeños cambios podemos hacer grandes mejoras. Es cuestión de que analices tu situación y determines aquellos hábitos saludables que todavía no practicas:

  • Comer dos raciones (1 ración son 200 gramos) de verduras al día.
  • Comer mínimo 3 piezas de frutas al día.
  • Priorizar los alimentos de origen vegetal: más legumbres y menos carnes (sobretodo roja).
  • Agua como bebida principal.
  • Ejercicio de forma diaria.

Siguiendo las recomendaciones de la guía de pequeños cambios para comer mejor deberías

  • Más: frutas y hortalizas, legumbres, frutos secos, vida activa y social.
  • Cambiar a: agua, alimentos integrales, aceite de oliva virgen extra, alimentos de temporada y proximidad.
  • Menos: sal, azúcares, carnes rojas y procesadas, productos ultraprocesados.

Este contenido está únicamente disponible para los alumnos. Puedes registrate aquí o iniciar sesión.

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube