#10. Particularidades a los 6, 9 y 12 meses. Recetas

Esta clase es para profundizar en detalle en función de la edad. El BLW es un aprendizaje y como tal tiene su evolución, por ello es importante diferenciar qué deberá hacer y comer el niño en cada momento. Aunque cada niño es diferente y no podemos dar una pauta cerrada, si que debemos seguir una guía general.

Particularidades a los 6 meses.

Será importante comprender que cada bebé presenta características individuales que hacen complicada la tarea de establecer un patrón compatible con todos los casos. Por tanto, no hay unas pautas cerradas en las que se indiquen los alimentos a ofrecer junto con sus cantidades indicadas, puesto que éstas podrán variar ampliamente y tanto la frecuencia como el orden de prueba podrán diferir de familia en familia.

¿La clave en esta etapa? 

Particularidades a los 9 meses.

En torno a los 9 meses, el bebé ha tenido oportunidad de practicar el agarre de distintos tipos de alimentos y las destrezas relacionadas con la motricidad fina han ido mejorando cada vez más. Es probable que en este período se desarrolle “la pinza” o la capacidad de coger alimentos pequeños haciendo una forma de pinza con el dedo índice y el pulgar.

Una vez veamos que nuestro peque puede coger, sin mayor dificultad, algún trocito de comida, podremos comenzar a ofrecer alimentos como garbanzos cocidos, guisantes cocidos, maíz en granos o arándanos cortados sin necesidad de incluirlos en preparaciones.

Han pasado varias semanas en las que hemos ido realizando las distintas pruebas de alimentos. Nuestro bebé ya es capaz de agarrar los trozos con mayor precisión y parece que “la pinza” comienza a aparecer (aunque el desarrollo de esta habilidad puede tomar un poco más de tiempo). De ser así, disfrutaremos viéndoles comer con los garbanzos o los granos de maíz cocidos y los guisantes salteados, que les ofrecerán la oportunidad de experimentar al mismo tiempo que alimentarse.

En esta etapa podremos comenzar a ofrecer meriendas, además de 2-3 comidas principales, y a ofrecer preparaciones más variadas en las que incluyamos distintos grupos de alimentos. Seguiremos teniendo una gran oportunidad para expandir el abanico de sabores aceptados por el bebé y de prepararnos para su primer cumpleaños, cuando las comidas cobrarán el protagonismo que hasta el momento seguirá perteneciendo a la leche materna o fórmula infantil.

Particularidades a los 12 meses.

¿La mejor merienda? Una pieza de fruta.
¿Lo que no debería nunca faltar en comidas y cenas? Un plato de vegetales frescos y/o cocidos.

Será conveniente recordar que si el bebé no ha probado aún el azúcar ni los productos ultraprocesados (galletas, bollería…), podrá disfrutar en mayor medida de los sabores reales que los alimentos ofrecen, por lo que se recomienda limitar el acceso a éstos por el tiempo que sea posible y disfrutar juntos de alimentos y recetas preparadas en casa.

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube