#06. Consecuencias para la salud

Las consecuencias del consumo habitual y elevado aunque a largo plazo, son realmente graves. Con motivo de demostrar y evidenciar estas consecuencias está esta clase. En ella vemos y entendemos como se dan todos esos trastornos y enfermedades en nuestro organismo debido al exceso de azúcar.

Salud pública

Nos enfrentamos a una epidemia de enfermedades crónicas no transmisibles como el sobrepeso, obesidad, enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, cáncer, enfermedades neurodegenerativas, enfermedades autoinmunes, etc.

En España más de 20 millones de personas padecen enfermedad crónica y suponen la principal razón de morbilidad y mortalidad total. Todas son de origen multifactorial, sin embargo, en mi opinión todas tienen algo en común que contribuye a la causa: el consumo de productos ultraprocesados ricos en azúcares.

El gasto sanitario que generan estas enfermedades suponen la principal carga económica de la mayoría de los gobiernos. Esto supone un gran coste de oportunidad, dado que gran parte de esos recursos económicos podrían destinarse a otras necesidades sociales.

Los productos ricos en azúcar generan más pobreza que riqueza en nuestra sociedad y son comparables al daño que generan las guerras o el tabaco. Los factores más decisivos en nuestra salud y nuestro bienestar son las elecciones que hacemos en nuestra vida cotidiana.  Comer saludablemente no es un gasto, es una inversión a largo plazo donde tu salud te lo devolverá.

Sobrepeso y obesidad

El consumo habitual de azúcares libres provoca sobrepeso y obesidad. ¿Por qué?

  • Porque cuanto más hacemos trabajar a la insulina, más entrenamos nuestra capacidad de almacenamiento… Por lo tanto, vamos a acumular cada vez más deprisa en nuestras células todo ese azúcar que el organismo no habrá utilizado inmediatamente.
  • Porque cuando quiere regular un pico de azúcar en la sangre, el páncreas produce una liberación masiva de insulina para hacerlo bajar. Este fenómeno a veces puede ser brusco, porque la llegada de azúcar ha sido muy repentina. Como consecuencia, desaparecerá demasiado azúcar del flujo sanguíneo. Paradójicamente, nos encontramos entonces con un nivel de azúcar demasiado bajo en sangre y… ¡unas ganas inmensas de comer algo dulce o un pastel para compensar! Son los pequeños o grandes ataques de hambre que se sienten entre las comidas, a media mañana o por la tarde o entrada la noche
  • Porque el azúcar destruye tus detectores de hambre. Un nivel elevado de insulina interfiere en el funcionamiento de la leptina, una hormona implicada en la regulación del apetito y el almacenamiento de las grasas. El azúcar se digiere tan deprisa que el aparato digestivo no tiene tiempo de comunicar al cerebro que ha comido lo suficiente. Esto te da ganas de comer más… y demasiado con respecto a las necesidades del cuerpo.

Resistencia a la insulina y diabetes mellitus II

La diabetes es un trastorno de la asimilación, la utilización y el almacenamiento del azúcar aportado por la alimentación. La diabetes de tipo 2 se produce en general en personas de cierta edad o en situación de sobrepeso a causa de su alimentación.

Ante los aportes constantes de azúcar, el páncreas se fatiga y su capacidad para producir insulina disminuye. Por otra parte, nuestras células también se fatigan y ya no responden muy bien a la insulina: es lo que se llama resistencia a la insulina, una enfermedad como otra cualquiera. Por lo tanto, el nivel de azúcar en la sangre se regula cada vez peor y el riesgo de desarrollar una diabetes de tipo 2 aumenta.

Hígado graso

El consumo excesivo de fructosa se asocia a menudo al aumento de la grasa visceral, que no debe confundirse con la grasa subcutánea: se trata de la grasa almacenada en el abdomen y los órganos internos importantes, como el hígado, los riñones y el corazón.

Niveles elevados de este tipo de grasa son muy perjudiciales: facilitan las inflamaciones que dañan las células y los órganos del cuerpo. Se trata por ejemplo, de la artritis, la tensión y los trastornos del aparato digestivo. Por otra parte, la fructosa, cuando se consume en grandes cantidades, se transforma en el hígado en un tipo de grasas llamadas triglicéridos. Los niveles elevados de triglicéridos se asocian a mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.

¿Cómo sé si tengo excesiva grasa visceral?

Para saberlo debes mirarte la composición corporal a través de una bioimpedancia. No obstante, si eres mujer y tu contorno abdominal es superior a 98 o eres hombre y tu contorno superior a 102, corres más riesgo de tener problemas de salud, porque la grasa se almacena ahí en forma de grasa visceral.

Cáncer

Es una relación controvertida…  ¿Puede el azúcar ser causa directa de cáncer? No está claro.

En cambio sí que se sabe que un consumo excesivo de azúcar puede desencadenar una inflamación, bien directamente, o bien indirectamente, debido al aumento de los niveles de grasa visceral o al efecto inducido de la resistencia a la insulina.
Estas inflamaciones se asocian claramente a un mayor riesgo de cáncer.

Caries

La aparición de una caries dental supone que se han destruido los tejidos dentales (esmalte y dentina) rompiéndose la integridad del diente afectado de tal modo que se produce una perforación del mismo que alcanza a la pulpa.

El azúcar, especialmente si se ingiere al margen de las comidas facilitan que las bacterias cariogénicas se activen para digerirlos y producir ácidos que atacan los dientes. Está demostrado que el azúcar es la principal causa de caries dental. En España, más del 90% de la población entre 35-65 años ha sufrido caries. Según investigaciones recientes, la carga de la caries dental no tratada se está desplazando de los niños a los adultos. Los adultos jóvenes de 25 años de edad están en una situación de especial riesgo, ya que suelen descuidar su salud bucodental y no aplican lo aprendido en sus primeros años de vida.

El azúcar es un valioso aliado de las bacterias, porque les permite fijarse a los dientes antes de dedicarse a atacar el esmalte. Estas bacterias no son difíciles, les gustan todos los azúcares y no distinguen. Solución: eliminar el azúcar y tener una buena higiene bucodental.

Síndrome metabolico

Conjunto de alteraciones metabólicas que se caracteriza por:

  • Hipertensión arterial
  • Glucosa
  • Triglicéridos
  • Bajo HDL
  • Exceso de grasa abdominal.

[/membership]

 

Blog · Libro · Contactar · ¿Quién soy? · Aparición Medios · RGPD

Youtube